Modificaciones en la estructura patrimonial de las cooperativas

Noticias

Buscador de Noticias

21.06.2013

Modificaciones en la estructura patrimonial de las cooperativas

La actual normativa contable que rige en España se adaptó de la normativa internacional de contabilidad, más conocida como NIC, que aprobó la Unión Europea y que se estableció en nuestro país a través del Plan General Contable vigente desde enero del 2008.

compartir noticia

Recientemente se ha aprobado la adaptación sectorial de dicho plan a la contabilidad de las cooperativas. Sin embargo, esta adaptación no ha estado libre de polémicas, dado el tratamiento que hace de la estructura patrimonial de las cooperativas. El principal aspecto a tener en cuenta hace referencia al capital social de las cooperativas que puede tener la calificación de fondos propios, pasivo o instrumento financiero compuesto. En la norma de registro y valoración novena se establece que «los instrumentos financieros emitidos, incurridos o asumidos se clasificarán como pasivos financieros, en su totalidad o en una de sus partes, siempre que de acuerdo con su realidad económica supongan para la empresa una obligación contractual, directa o indirecta, de entregar efectivo u otro activo financiero, o de intercambiar activos o pasivos financieros con terceros en condiciones potencialmente desfavorables, tal como un instrumento financiero que prevea su recompra obligatoria por parte del emisor, o que otorgue al tenedor el derecho a exigir al emisor su rescate en una fecha y por un importe determinado o determinable, o a recibir una remuneración predeterminada siempre que haya beneficios distribuibles». Esto supone para las sociedades cooperativas que las aportaciones de los socios, en la medida en que no otorguen a la sociedad el derecho incondicional a rehusar su reembolso, pasen a tener parcialmente la calificación de pasivo, con la consiguiente reducción, a efectos contables, de sus fondos propios.

Esta disposición está vigente desde principios de año, lo que significa que las cooperativas disponen hasta final de año para tomar las decisiones oportunas y modificar sus estatutos en consecuencia. Si la asamblea acuerda que las aportaciones de los socios pierdan la capacidad de ser automáticamente reembolsables en caso de baja del socio en la cooperativa, entonces dichas aportaciones podrán ser contabilizadas como fondos propios, de lo contrario serán consideradas como un pasivo, es decir como una deuda de la cooperativa con el socio, con independencia de su consideración jurídica.

Suscripción revista compartir.

Gratis, cada 3 meses, nuestra revista en versión digital.

Configurar mis suscripciones

Ir al inicio del contenido